Pecco Bagnaia gana la carrera de MotoGP en Mugello

El vigente campeón de la categoría reina le ha brindado a su público un fin de semana perfecto. Pese a que el italiano no pudo conseguir la pole, fue capaz de ganar las dos carreras, la sprint y la larga del domingo y recortarle puntos al líder provisional de la clasificación Jorge Martín, que se fue al suelo el sábado y se quedó tercero el domingo.

Sin duda, una fiesta para la afición italiana que conseguía con Bagnaia y Bastianini un doblete con el que celebrar el día Nacional italiano, motivo por el que las Ducatis vestían de azul este fin de semana. Y es que no hubo opción, desde la primera vuelta Bagnaia se colocaba primero con una salida excepcional buscando el interior, para después imponer un ritmo imposible para el resto de pilotos que no tuvieron otra opción que ir por detrás y esperar el fallo del vigente campeón.

En este ocasión y frente a su afición, no hubo fallo sino victoria. Y mientras que todo el mundo habla de quién será el compañero de Peco el próximo año en el equipo oficial de Ducati, el actual compañero Enea Bastianiani se ha reivindicado y ha conseguido ser segundo adelantando primero a Marc y después a Martín en la última curva antes de cruzar la meta, justo a los dos pilotos que se rifan su asiento. Este no ha sido el fin de semana de Martín, caída el sábado y sufriendo mucho el domingo para agarrarse a un podio que le mantiene líder, pero cada vez con menos margen. Y sin bien Márquez pudo rascar un
segundo en la sprint, la carrera del domingo ha puesto de manifiesto que mientras que Ducati no le dé la moto de este año, Márquez peleará en inferioridad de condiciones y teniendo que arriesgar más que el resto de Ducatis. Sólo su buen hacer, sus ganas por estar arriba y el fallo de los demás podrán romper esa distancia mecánica que existe entre las motos.

En cualquier caso, Marc Márquez está en el mejor equipo posible por ahora. Con Mir y Nakagami por los suelos parece impensable e improbable que el ocho veces campeón del mundo vuelva a la que fue su casa, Honda. Tampoco Aprilia o KTM, son una opción a la altura de Ducati. Es verdad que tienen circuitos y destellos, pero su rendimiento es irregular como para luchar por un Mundial, y si no que se lo digan a Pedro Acosta que a mitad de carrera se ha descolgado del grupo de cabeza y ha tenido que trabajar mucho para poder conservar la quinta posición. Tras Mugello, descanso de tres semanas y vuelta a uno de los grandes templos del motociclismo, el circuito de Assen, más lento y por tanto, más propicio para marcas como KTM, o para el propio Márquez donde puede firmar la primera victoria de su carrera con la Desmocedicci.

Fuente eldesmarque

Deja un comentario...