Causas del deterioro prematuro de las llantas

La parte que nos corresponde es el mantenimiento, la protección, el estado y el ajuste del resto de componentes dinámicos de la moto. Existen varias causas que pueden provocar un deterioro prematuro o inadecuado,  por eso debemos vigilar como tratamos el único contacto que tenemos con el suelo. Para esto debemos repasar periódicamente el mantenimiento de varias partes esenciales de la moto y que inciden en este desgaste anómalo.

                Una de las principales causas de este deterioro y es una de la que menos prestamos atención, las suspensiones.  Son un elemento fundamental para que la moto accione y reaccione a las ordenes del piloto.  Si no están bien ajustadas o están con un mantenimiento indebido se obtendrá una conducción imprecisa y peligrosa y todo esto causa un estrés excesivo en los neumáticos. Una suspensión se basa esencialmente en un muelle que da resistencia a un circuito hidráulico que controla la velocidad de esa resistencia. Si este muelle no es el correcto o esta sobrecargado o muy desajustado su funcionamiento variará exageradamente durante las maniobras y transferencias de peso por el cambio de geometría de la moto.  Esto repercutirá sobre la estructura de la llanta y sufrirá demasiada presión o estará muy suelto y recibirá muchos rebotes.

                Es importante observar el neumático, su banda de rodamiento o paredes laterales, hay que buscar anomalías como marcas ,chichones, gasto desigual o rajas. Debemos observar el peso que cargamos en la moto sea equipaje o pasajero. Debemos ajustar las suspensiones a estos usos sean permanentes o temporales, como largos viajes con pasajero y equipaje extra o anexar maletas para carga adicional. Se debe buscar ayuda profesional para que ajuste todos estos elementos a nuestras necesidades y capacidades de carga del resorte y de las llantas.

 

                En caso de sufrir un pinchazo hay que repararlo bien, dependiendo del daño sufrido por la llanta hay casos donde es recomendable cambiarla. Un neumático reparado es más sensible a aumentos inesperados de temperatura o a pérdidas progresivas de presión.  

                La conducción a altas velocidades en autopista incrementa el desgaste central de la llanta, hay llantas que tiene un compuesto asimétrico preparado para compensar este desgaste, pero llegará el momento en que esta parte central quede desgastada y se comportará más inestable en cambios de dirección y frenadas. El parqueo de la moto en lugares donde esté expuesta a las condiciones climáticas colaborará a que las llantas sufran más cambios radicales de temperatura y el ataque de la luz solar colabora aún más a deteriorarlas.

                Finalmente una de las más importantes recomendaciones es recordarles la importancia de llevar siempre las presiones adecuadas y revisarlas periódicamente para evitar variaciones. Para terminar, siempre comprar las llantas que el fabricante recomienda para cada modelo de moto, que sea el correcto, si se colocan diferentes la moto se comportara erróneamente y además de perder control y estabilidad gastara los neumáticos desigualmente.

 

Deja un comentario...